Connect with us

Burdas.cl

Burdas.cl

Una noche cualquiera de cuarentena…(parte 1)

Soy Lela

Una noche cualquiera de cuarentena…(parte 1)

Una noche cualquiera de cuarentena…(parte 1)

Estaba apenas comenzando el karaoke y ya me sentía algo mareada. Haber ido con el estómago vacío había sido una idea pésima, de hecho, haber ido había sido una idea pésima…

Estaba en la casa de Renata, la chica a la que había hecho un par de clases particulares de finanzas hacía algunos meses. Ella estaba en pregrado, en tercer año; yo, por mi parte, me encontraba sacando mi segundo postítulo. Habíamos congeniado bien y luego de haberle hecho las clases, seguimos conversando por WhatsApp de vez en cuando. A mi novia no le había gustado para nada que entablara amistad con ella, Maya siempre fue celosa, pero el último tiempo había estado sinceramente agotadora, revisaba mi teléfono, estaba atenta a mis llamadas y me había celado en público antes de empezar la cuarentena en una tienda comercial.

En fin, estaba en casa de Renata, solo ella, yo y dos amigas suyas que eran pareja. Sí, a Maya no le gustaba que conversara con ella porque para mi novia cualquier mujer, sobre todo otra lesbiana, significaba una amenaza. Las últimas semanas encerrada con ella en casa habían sido un calvario, ya no teníamos tema de conversación, discutíamos por nimiedades y sus celos constantes me tenían al borde de los nervios. Nunca pensé que estar con la persona amada veinticuatro siete significara tanto sacrificio, pero así estaban las cosas. Ella había encontrado un mensaje en mi celular de una amiga con la que alguna vez tuve algo sin importancia y se había enojado tanto que decidió echarme de la casa. Tomé unas cosas y me fui a quedar con una de mis mejores amigas, esa misma tarde me escribió Renata invitándome a su casa, medio en broma, medio en serio. Es cierto, fui una irresponsable por salir, pero en mi defensa diré que me encontraba en la misma comuna y que usé mi mascarilla y guantes todo el tiempo.

Cuando llegué a casa de mi exalumna esta me recibió con sorpresa, pues nunca había aceptado una de sus invitaciones. Me indicó dónde estaba el baño y me dijo que tomara una ducha, que dejara mi ropa en la lavadora y me pusiera algo de ropa suya para que no hubiera posibilidad de contagio del maldito Covid… por suerte siempre que salía llevaba una muda de ropa interior y esta vez no había sido la excepción. Le encontré sentido y obedecí.

Cuando salí de la ducha, me sequé y me vestí con unos jeans rasgados en las rodillas, una polera ancha y unas zapatillas de lona, dos tallas más que la mía. Me veía algo cómica, pero en tiempos de pandemia lo que usara o no carecía de sentido. Me acerqué al comedor y estaban las chicas reunidas en un círculo sobre la alfombra, poniendo música y bebiendo whisky con energética. “Nicky, por fin te conocemos”, me dijeron las muchachas. Al parecer Renata les había hablado bastante de mí. Me integré y recibí un vaso de la dichosa mezcla, dudé al principio antes de beber, pero luego de un rato me dejé llevar por la música, el grato ambiente, la buena compañía y la agradable sensación de sumergirme en un sueño, provocada por la bebida.

―Así que escapaste… ―me dijo Renata después de servirme un segundo vaso.

―No escapé en realidad, me echaron de mi casa, no puedo escapar de casa si no tengo una ―respondí con resignación alzando los hombros.

―¿Quieres hablar?

Asentí y le conté sobre mi discusión con Maya.

―¿Sabes? Si yo estuviera en pareja, tampoco me gustaría que mi novia hablara con amigas con las que tuvo algo que ver… ―comentó sobre lo que le había contado.

Solo fue sexo, nada más. Luego seguimos siendo amigas me defendí―. Pensé que por ser menor eras más abierta de mente…

―Que sea más joven no es sinónimo de que sea promiscua ―me dijo frunciendo el ceño.

―Bueno, lo siento. Es solo que suelo dar poca importancia a cosas como esa.

―No deberías, el sexo es importante. ¿Sabías que las personas con las que estableces relaciones sexuales quedan ligadas para siempre en tu plano espiritual? Somos como una red, quienes se atrapan en ella, dejan algo suyo en nosotras.

―¡Iuuuk, qué asco!…

―No es de forma física, es una metáfora ―rio―. ¿Quieres proponer una canción? ―apuntó la pantalla en la que se reproducía el karaoke.

―Más tarde, no estoy lo suficientemente ebria como para cantar. ¿Sabes? Eso que dijiste de la red… ¿de verdad lo crees?

―No es algo que haya inventado yo. Lo leí en alguna parte.

―No sabía que te gustaran ese tipo de lecturas, ya sabes… tan espirituales y eso, la gente de números somos bien concretas y escépticas.

―Dices eso porque sabes muy poco sobre mí, nunca quieres conversar mucho rato conmigo.

―No es que no quiera… es… Maya.

―¿Tanto miedo le tienes? ―Me miró sonriendo, le quedaba perfecto el labial oscuro en contraste con sus blancos dientes.

―No es miedo, es… no sé cómo explicártelo.

―Tranquila. Comprendo por qué es tan celosa contigo.

―¿Ah, sí?

―Sí. Tu actitud despreocupada debe inquietarle… también tu visión sobre el sexo. Si para ti no significa nada un encuentro casual, es muy probable que ella piense que te acostarás con cualquiera un día de estos.

―¿Ahora la promiscua soy yo?

―¡No! ―rio de nuevo―. Pero tu visión es mucho más abierta que la suya… además. ―Puso su mano sobre una de las mías, con la que me estaba apoyando en la alfombra―. Tienes que admitir que tienes lo tuyo, ya sabes a qué me refiero.

―No, realmente no lo sé ―dije, genuinamente sorprendida―. Nunca me he sentido muy atractiva, soy más bien bastante sencilla, una mujer común y corriente; pelo castaño, ojos cafés… estatura media…

No es tu físico lo que te hace atractiva, es tu forma de ser, tan segura, desafiante, tu mirada sincera…

La pareja de amigas se volteó a vernos, llevaban un rato cantando solas y quisieron pasarnos el micrófono, pero Renata les hizo un ademán con la mano y siguieron en lo suyo.

―¿Estás sincerándote conmigo?

―Sí.

CONTINUARÁ...

"Amante de las letras, los misterios de la noche y los gatos. Romántica por esencia, pasional por instinto. Enamorada de su primer amor..."

Click para comentar

Debes estar logueada para comentar Login

Leave a Reply

Más en Soy Lela

Arriba