Connect with us

Burdas.cl

Burdas.cl

Tres son Multitud (2da Parte)

Soy Lela

Tres son Multitud (2da Parte)

Tres son Multitud (2da Parte)

Sentí que la sangre se me subía a la cabeza, el aroma de Helena era exquisito, una mezcla entre coco y vainilla. La tomé por la muñeca y, antes de que se apartara más, la acerqué hasta mí.

―Cuando acabe contigo, vas a rogar por más…

Tomé el resto del rosé de la copa, jalé a Helena con fuerza y la senté en mi regazo. Sentí su respiración agitarse y me acerqué despacio a su rostro, besé la comisura de sus labios, su barbilla y luego cerca de la oreja.

―¿Me detengo?

―Bésame…

―Shhtts…

Me di el lujo de recorrerla sin besar sus labios y de tocarla muy levemente por encima de la ropa. Noté que no estaba usando sostén cuando sentí sus pezones erectos bajo la delgada tela. Miré a Joaquín, estaba de piernas cruzadas, alzó el vaso y me cerró un ojo; señal de que tenía permitido hacer lo que quisiera.

Me levanté con Helena en brazos, la recosté sobre la mullida alfombra y me posicioné sobre ella con mis rodillas apoyadas en el piso. Sostuve sus muñecas con una de mis manos y con la otra comencé a subirle el vestido mientras besaba y mordía su cuello. La rubia comenzó a jadear. Mis dedos subieron hábiles hasta su entrepierna, ella gimió fuerte, así que me detuve. La besé en la boca y, en mi boca, ahogó un grito de placer cuando acaricié su sexo.

Joaquín no dejaba de mirarnos y debo confesar que tener público me excitó aún más. Despojé a la rubia de su vestido, me puse de pie y me quité las botas y los jeans. Helena se incorporó para ayudarme a desabotonar mi blusa, intentó tocar mis pechos, pero nuevamente la aprisioné, la tomé del pelo y la hice ponerse de rodillas. Ella besó mis piernas, se aferró a mis muslos y el vaho de su aliento tibio acarició mi sexo. Le dije que se recostara de nuevo en el piso, lo hizo y mi instinto animal desatado me llevó a voltearla para dejarla boca abajo y levantar sus caderas, bajé por completo la última prenda que le quedaba y besé sus muslos, toqué sus piernas y luego jugué con su sexo, más bien, mis manos lo hicieron. Ella no paraba de quejarse y gemir, mientras Joaquín bebía más lento y respiraba sonoramente. Tenía a dos personas a mi disposición. Quise que Joaquín disfrutara el espectáculo.

Me tumbé de espaldas y me posicioné de tal manera que mi cabeza quedó entre las piernas de Helena. Estaba frente a su sexo húmedo y le iba a enseñar que la primera vez con una mujer no se olvida jamás, entonces mi lengua recorrió su entrada, bebí de ella y uno de mis dedos entró, luego otro, estaba tan húmeda que algunas gotas saltaron en mi cara y quise darle más placer. Mi lengua acarició su clítoris y mis dedos en un intenso vaivén la penetraban con maestría. Ella gritaba y aún así podía escuchar la respiración de su marido, al parecer le gustaba cómo me la cogía.

Después de unos minutos Helena no aguantó más y acabó con un fuerte squirt que mojó mi rostro y parte de mi cuello. La rubia se dejó caer a un lado, agitada. Me levanté, limpie mi boca con el dorso de la mano y caminé hasta Joaquín.

―Súbela a la cama y hazle el amor. Después me encargaré de ti ―susurré.

El hombre asintió. Tomó en brazos a Helena y subió las escaleras con ella.

Yo me vestí sigilosa, tomé mis cosas, apagué mi celular y, sin que se dieran cuenta, me marché. No había sentido atracción alguna por Joaquín, así que decidí partir antes de que me cobrara lo prometido.

Al llegar a mi casa cerré la cuenta en la página de citas y cambié el chip de mi teléfono celular, así ya no podrían contactarme, a menos de que yo los llamara.

De Joaquín no volví a saber nada, nunca lo vi de nuevo… a Helena, en cambio, la veo cada semana…

… Pero esa es otra historia.

 

Fin

 

"Amante de las letras, los misterios de la noche y los gatos. Romántica por esencia, pasional por instinto. Enamorada de su primer amor..."

Click para comentar

Debes estar logueada para comentar Login

Leave a Reply

Más en Soy Lela

Publicidad
Expo Diversidad Chile

Popular

Publicidad
Chile Visible

Otras Categorías

Publicidad
Arriba