Connect with us

Burdas.cl

Burdas.cl

¿Por qué tanto castigo a tu cuerpo? Todo está en tu cabeza

Vida y Salud

¿Por qué tanto castigo a tu cuerpo? Todo está en tu cabeza

¿Por qué tanto castigo a tu cuerpo? Todo está en tu cabeza

Hace 10 años atrás era la dieta dunkan, hace 7 la del genotipo, le siguió la de la cebolla y luego la cetogénica o grez. También herbalife, quemadores de grasa como lipo 6 , inhibidores del apetito, gotas 1234, té/café energizante y parches para adelgazar. También fue spinning, zumba, trx y crossfit.

Año tras año, verano tras verano, se ponen de moda nuevas formas de alimentarse, dietas o deportes que prometen quitarte de encima todo el peso que quieres perder en menos tiempo del que esperas. La consigna infalible usualmente es “cómo perder 10 kg en un mes” o cómo bajar 5 kg en 21 días. Todo creado por personas que reconocen en ti y otras personas esta desesperación por cambiar tu cuerpo y te intentan vender una oferta que no puedes rechazar. Notan tu vulnerabilidad y la aprovechan para lucrar. 

Actualmente, la moda es ser “hippie”. Comer fermentados, mantequillas de frutos secos artesanales, frutas y verduras orgánicas. Siempre evitando la carne. Hay que freír con aire, evitar el aceite y darle duro a las legumbres. El azúcar es pecado. También se hace yoga y se medita. Somos espirituales y agradecemos por el presente.

Pero en realidad esto es un disfraz, no somos espirituales y no comprendemos lo que muchas veces repetimos ciegamente. Nos obsesionamos con las proteínas y ni siquiera sabemos bien cual es su función en el cuerpo. Sin embargo, seguimos en este estilo de vida y tomamos helados veganos de $5000 pesos sin azúcar, sin calorías y sin sabor. 

Podríamos burlarnos de esto y hacer chistes, podríamos pensar que tiene que ver con clases sociales. Pero no. Lo que realmente tenemos en frente son trastornos de la conducta alimentaria (TCA). Podemos disfrazarlo con muchas cosas pero la cultura en la que vivimos nos impone estos estereotipos y cánones de belleza en dónde la mujer siempre debe ser delgada y eso perseguimos. Llevamos años persiguiéndolo y creemos en cualquier método que a alguien le haya resultado con la esperanza de al fin sentirnos perfectas, de encajar en este prototipo ideal que apenas hemos podido rasguñar. 

Pagamos montos inimaginables a personas que no tienen los conocimientos para ayudarnos o por productos que no tienen respaldo científico. Entregamos nuestro dinero una vez más a charlatanes que ven esta necesidad. 

Lo que no nos damos cuenta es que cultivamos y perpetuamos con los años una relación tóxica con nosotras y nuestras cuerpas. Que olvidamos o no no logramos amarnos y aceptarnos tal cual somos. Que queremos que nuestro cuerpo tenga una forma que por genética jamás vamos a tener mientras tengamos salud.

Nuestra relación con la comida parte cuando nacemos y tiene que ver con nuestra relación con nuestra madre y el linaje femenino de nuestra familia. También se relaciona con nuestra autoimagen y amor propio. Es difícil aislar la comida a solo nutrición porque en realidad es un acto tremendamente social, desde que compras el alimento hasta cuando te reúnes a comer.  Cuando comemos nutrimos (o des nutrimos) el cuerpo pero también el alma. Darte la energía, vitaminas y nutrientes que necesitas para el día a día es un acto de amor y autocuidado. También cuando no lo hacemos es una forma de maltratarnos.  

Sabemos que hay cosas que nos hacen mal y de igual forma las comemos, sabemos que necesitamos energía y de igual forma nos privamos de ella. 

No importa si es hacia la delgadez o la gordura, nuestro cuerpo cuando es sano nos muestra nuestra relación con nosotras mismas ya que es un resultado de nuestros hábitos. Cuando existe un desequilibrio en nuestro cuerpo, mostramos un desequilibrio en nuestras emociones. La única forma de no tener sobre peso o de ganar masa  es tratando tus emociones. 

Hay que mirar en tu interior y ver que cosas te llevan a comerte las emociones o a negarte la felicidad a través de la restricción de la comida. 

Usualmente los trastornos de la conducta alimentaria están relacionados con fuertes traumas o carencias emocionales que solucionamos a través de la comida y muchas veces arrastramos incluso desde la infancia. 

Y ojo que es importante entender que gordura y delgadez son dos polos de una misma linea, no son muy diferentes, salud es estar en algún lugar mas o menos central que te acomode y se te de naturalmente. 

Aceptar la realidad, enfrentar los miedos, mirar las emociones, nombrar los conflictos, dejar de negar lo que nos ha hecho sufrir. Esas cosas nos ayudan a mejorar un TCA y se logran en psicoterapia. Siempre es importante que un profesional apto nos acompañe en un proceso como este y que nos entregue las herramientas para poder manejar nuestro sentir con amor y madures. No tiene porque ser hoy o mañana, va a ser cuando te sientas lista para enfrentar tus demonios y avanzar hacia un camino de amor y autoconocimiento. Seremos espirituales pero como es la verdadera espiritualidad: atravesando el dolor para ver con claridad. 

22 años. Escritora lesbofeminista desde los 13, estudiante de psicología de tercer año en UAHC, amante de la libertad de expresión y la diversidad.

Click para comentar

Debes estar logueada para comentar Login

Leave a Reply

Más en Vida y Salud

Arriba