PODER perJUDICIAL: Tu “justicia” me violenta

En la web del Poder Judicial aparece en su definición que “su trabajo está enfocado a generar confianza entre los ciudadanos, fortaleciendo la democracia y contribuyendo a la paz social. Para ello, cumple su función de administrar justicia de manera honesta, confiable y eficiente, bajo el concepto de servicio de calidad a las personas, donde priman el respeto, la no discriminación y el más amplio acceso a la justicia”.

No sé si no han actualizado la página hace mucho tiempo o si se habrán pegado en la cabeza, pero lo cierto es que pareciera haber una confusión entre lo que el PJ está manifestando como su función, y la función que en la práctica está ejerciendo.

En primer lugar, el PJ, y en particular la Corte Suprema, está fallando en el “generar confianza en los ciudadanos”, porque no se puede confiar en una institución que no se pone al servicio de una persona como Nabila Rifo a quien golpearon, violaron y mutilaron, y cuyo agresor recibe una condena rebajada y deja aristas sin resolver que apuntan a la existencia de un “otro” no identificado, libre, y sin condena – versus una mujer sin ojos -, por la incapacidad de hacer las pericias adecuadas y cumplir bien su función.

Luego, “fortalecer la democracia” es un rol bastante cuestionable también, porque resulta que existe el famoso Tribunal Constitucional, a quién se le concede un super poder por sobre los demás poderes del Estado, inapelable e irrevocable, que actúa de guardián de la Constitución [antidemocrática] y es capaz de cambiar decisiones que fueron debatidas y aprobadas democráticamente, just because Jaime Guzmán. Recordemos que alguna vez el TC prohibió la distribución en el sistema público de la píldora del día después por declararla inconstitucional (¿khé?).

Qué queda de la “administración de justicia de manera honesta, confiable y eficiente”, cuando un hombre de 59 años viola a una niña de 9 años y es condenado a una pena de 3 años de libertad vigilada por su “irreprochable conducta anterior”. Y ni hablar del “respeto, la no discriminación y el más amplio acceso a la justicia”, cuando se le quita a Karen Atala la tuición de sus hijas por ser homosexual, argumentando que su “condición” antepone sus propios intereses y posterga los de sus hijas.

Con esos y otros ejemplos es que se puede concluir que el PJ en definitivas no persigue ni castiga correctamente la violencia de género, invalida la anticoncepción de emergencia, deja impune la violación de una niñita, y discrimina y separa de sus hijos a una mujer por su condición sexual. ¡Ay, no! Ahora entiendo todo. ¡El PJ no es injusto, es solamente misógino! Me corrijo entonces respecto a todo lo dicho y termino sólo diciendo que la definición en la web de Poder Judicial está muy bien redactada, pero que simplemente al final debería agregarse luego de “el más amplio acceso a la justicia” un final que diga “para hombres, por hombres y al resto, tal vez”.

Acerca de LaJusticiera 4 Artículos
Ojalá el sentido común fuera el más común de los sentidos, y nuestro escudo, en vez de decir "por la razón o la fuerza" dijera "por la fuerza de la razón" ❤.

Sé la primera en comentar

Comenta!