Connect with us

Burdas.cl

Burdas.cl

“LOS CELOS” La propiedad privada del amor

Soy Lela

“LOS CELOS” La propiedad privada del amor

“LOS CELOS” La propiedad privada del amor

“Soy celosa porque te amo”, “si tiene celos es porque te quiere”, “preocúpate cuando deje de tener celos, porque quiere decir que ya no estoy más enamorada de ti”… son frases irracionales que seguramente hemos escuchado más de alguna vez.

 

¿Qué son los celos?

Los celos representan una de las emociones más naturales y al mismo tiempo, una de las más oscuras, dañinas e incómodas que existen. Se tiene constancia de que este sentimiento es inherente a la condición humana desde tiempos ancestrales, siendo por ejemplo una temática recurrente en la mitología Griega o en las narraciones de la Biblia.

En su definición más simple, los celos constituyen aquello opuesto a la noción de confianza, es la manifestación más primitiva del miedo a perder. El problema comienza cuando ese miedo se transforma en acciones de resistencia y control. En la pareja, las medidas que se generan son muy variadas y van desde ejercer vigilancia desmedida, hasta incluso manifestaciones crudas de violencia.

La idea errónea de que alguien nos pertenece

Si dejáramos de lado la percepción de que la pareja es de nuestro patrimonio, los celos no existirían. Así de sencillo. El ser humano por naturaleza se ha criado en un ámbito donde se apropia de todo lo que tiene alrededor. Cosificamos todo desde un instinto de placer: nos quedamos con algo porque nos gusta, nos hace bien, lo disfrutamos y queremos que esté a nuestra disposición cuando queremos.

En el caso puntual de la pareja, donde hay más casos de celos, deberían importar los sentimientos y opiniones de ambas desde una construcción igualitaria, pero cuando se cree en al amor como propiedad se pierde ese equilibrio. No podemos pretender que tu pareja sea un objeto que hace lo que queremos, cuando, como, donde y las veces que lo deseamos.

Cuando el miedo se sale de límites

La persona que sufre de celos, llevando a cabo acciones excesivas de control, tiene un claro perfil psicológico asociado que incluye elementos tales como baja autoestima e inseguridad, con sentimientos de rabia, tristeza y humillación, necesidades altas de estimación y aprobación externa. Es egoísta y desconfía con frecuencia. Le gusta controlar los aspectos físicos y emocionales de su pareja, de tal forma que comienzan a ejercer dominio respecto a la vestimenta, a las personas con las que se interactúa (Whatsapp, Facebook, familia, amigos del trabajo, etc) y toda actividad que pueda implicar una “probable” situación de infidelidad. La realidad es que la necesidad de control, unida a la amenaza de perder, es suficiente para producir el sentimiento de celos y que se desaten infinidad de conductas de corte compulsivo.

Muchas parejas me preguntan si pueden “reparar” una relación lastimada por los celos y mi respuesta preliminar es sí… las opciones dependerá de cada circunstancia.

Lo primero que debes resguardar es la comunicación efectiva y asertiva: expresar las sensaciones de malestar relacionadas con las acciones de control y el probable abismo que pueda abrirse entre ambas si persiste en sus conductas. Mientras que la persona celosa debe reflexionar acerca de sus miedos, tratando de erradicar ideas irracionales como el creer que si su pareja tiene amistades u otras actividades no implica necesariamente una falta de amor.

 

¿Sirve la terapia?

Claro que sí, la terapia busca reparar los mecanismos de comunicación que permita a las integrantes de la pareja conocer con certeza qué siente la otra persona y cuál es su grado de compromiso en la relación. Las consecuencias de esto pueden derivar en dos posibles resultados: restablecer una confianza genuina y prescindir del control, o bien darse cuenta que nuestra pareja no tiene el mismo nivel de afecto o compromiso por nosotras y tener los elementos suficientes para tomar una decisión autónoma y libre de persistir o terminar. Y es que, a fin de cuentas, los celos siempre guardan relación con un estado de duda de no saber realmente qué siente nuestra pareja y cuáles son sus intenciones. De este modo, la terapia intenta resolver este punto crucial.

Los celos no demuestran amor como nos han hecho creer. En realidad, son una respuesta emocional al miedo de perder algo que estamos convencidas que nos pertenece y le tenemos un gran afecto. En la medida que creas que la pareja es un ser humano y no un objeto de propiedad se podrá dialogar y establecer estrategias para resolver la actual situación. El libre albedrío o la “libertad en el respeto” siempre es el mejor aliado.

Queridas amigas, “amar, es creer en la otra persona”, si no crees… estarás construyendo un edificio sobre arenas movedizas pensando que nunca caerá.

 

 

Psicóloga https://paula-munoz-psicologa.webnode.cl

Click para comentar

Debes estar logueada para comentar Login

Leave a Reply

Más en Soy Lela

Publicidad
Expo Diversidad Chile

Popular

Publicidad
Chile Visible

Otras Categorías

Publicidad
Arriba