Connect with us

Burdas.cl

Burdas.cl

Fertilización in vitro de Fonasa, otra abierta forma de discriminación

Nacional

Fertilización in vitro de Fonasa, otra abierta forma de discriminación

Fertilización in vitro de Fonasa, otra abierta forma de discriminación

Sin duda es una buena noticia para algunas parejas heterosexuales que por motivos biológicos y de dinero, no podían acceder a buenos planes de fertilización asistida. Y es así que Fonasa anunció con bombos y platillos que ahora cubrirá la fertilización invito.

Pero… esto sólo para “parejas heterosexuales bien constituidas”, dejando fuera a mujeres solteras, lesbianas y transexuales, declaro Marcelo Mosso director de dicho organismo.

“Es pareja hombre-mujer, esa es la mayor cantidad de parejas que tenemos en el país. Por lo tanto estamos atacando ese problema hoy. El problema de parejas, por ejemplo, de lesbianas, lo que ocurre detrás es que hay que tener donación de espermas”, añadió para explicar que es una situación que hay que “estudiar más adelante” 

Aquí nos detendremos un segundo porque, al hablar de la  necesidad de un donante en el caso de mujeres solteras y lesbianas ¿Qué sucede en el caso de un mal conteo de espermios del “marido” o simplemente la incapacidad de procrear de este? ¿No se llamaría donación de espermios o en este caso como es un hombre, lo tendríamos que llamar “buena onda”?

Así entonces, se establece como requisito tener una pareja heterosexual y además, “estable”.

La Clínica IVI por su parte detalló que durante el 2018, un 20% de mujeres atendidas correspondieron a solteras que querían ser madres y también parejas de lesbianas.

Para poder acceder al “Programa de fertilización asistida” hay que acreditar la imposibilidad de concebir aun con procedimientos médicos.

Además, tanto el hombre como la mujer deben ser beneficiarios de Fonasa y estar casados, si no es así, acreditar convivencia por al menos dos años.

Para Isabel Amor, directora de educación de la Fundación Iguales, este proyecto expone una nueva definición de discriminación.

“En una clínica privada, nada impediría que una pareja de dos mujeres tuviese acceso a este tratamiento. Acá hay dos líneas: derecho y acceso. Pero si para tener acceso a ese derecho el tema es monetario, entonces ya no es tan derecho”, continuó.

“Hoy en una clínica privada una pareja de mujeres puede hacerse un tratamiento de fertilización in vitro, pero la madre que no es gestora no tiene derecho sobre su hijo”, complementó sobre ahora también los derecho filiales de las madres.

En la Clinica IVI, en el proceso de fertilización, se ingresan a las dos madres como pacientes. El procedimiento que más usan las parejas lésbicas, es la donación de un ovulo por parte de una de ellas a la otra, quien se convertirá en la madre gestante. Así ambas son parte del proceso de la creación de vida. 

Lamentablemente, aquí en Chile solo una de las dos, figura como madre ante el registro civil.

Otro dato no menor, es que más de la mitad de los niños nacidos, provienen de madres solteras o mujeres solas. El porcentaje es claro: 59,66% de los niños vivos, corresponden a hijos de madres solteras. Muchas de ellas abandonadas por el progenitor o también por decisión propia, pero estas mujeres son perfectamente capaces de hacer la doble función.

“La propuesta de Fonasa es una cachetada violenta a las mujeres”, declaró Sofía Fiedler, psicóloga especializada en género de la Universidad del Pacífico.

“Se suele confundir el feminismo como un movimiento que sólo apoya el aborto. Pero también existen mujeres independientes y empoderadas, que en cierto punto de su vida desean ser madres sin una pareja” Continuó.

“Acá el Ministerio de Salud les está diciendo que no pueden. Que si tienen problemas de fertilidad, es exigencia que tengan un hombre a su lado para que las puedan ayudar a acceder a un tratamiento y eso, es violento”, terminó.

Nicole Tornel, socióloga de la Universidad Central y del Centro de Terapia Integral cuestionó lo de “pareja estable”. 

“En una sociedad como la que vemos hoy, ¿de qué manera van a certificar esa ‘estabilidad’?”, se pregunta.

“Hoy la sociedad chilena está construida por familias diversas. Esa “estabilidad” exigida podría terminar al nacer el niño en cuestión, y nuevamente estaríamos ante una mujer criando sola. ¿Por qué no abrir la puerta a las parejas homosexuales?”

Lo que va a faltar aquí es realizar una actualización, algo que vaya de la mano con los tiempos actuales y las nuevas realidades de lo que es una familia hoy. Lo que nos muestran con este proyecto, es un claro signo de discriminación y categorización de seres humanos, con más o menos derechos. En pleno Siglo XXI.

Editora de contenidos y redactora de burdas.cl

Click para comentar

Debes estar logueada para comentar Login

Leave a Reply

Más en Nacional

Arriba