Connect with us

Burdas.cl

Burdas.cl

FAE: Un parque de diversiones para adultos

Panoramas

FAE: Un parque de diversiones para adultos

FAE: Un parque de diversiones para adultos

Así fue la 2da Fiesta FAE 2019 /// Versión Extendida

Fue  la primera noche fría del año, la niebla incipiente y espumosa era un augurio del despertar sexual agudo.

Vestía yo de negro, cuero y látex, una sombra capitalina…

Para una mejor experiencia leyendo, dale play al siguiente tema 😉

Todo sucedió el sábado 13 de Abril… La dirección secreta fue revelada pocas horas antes, algún número cercano al 22 en rincones profundos, solitarios y finales de Santo Domingo. Al llegar al lugar indicado me encuentro con un edificio aún en construcción y alguien, también entre las sombras, me guía a la boca de un estacionamiento subterráneo dispuesto a la diversión sudorosa, oculta y trash futurista: Un parque de entretenciones para la gente adulta.

El acid sonaba fuerte, la fiesta se ha vuelto masiva, el boca a boca ha atraído a nuevos lobos curiosos que miran con asombro, que aprenden a entrar en el lenguaje, que se pierden en la experiencia, un laberinto con tantas etapas y destinos, una especie de videojuego  V a p o r w a d e donde sólo tú sabes a qué nivel estás dispuesto a llegar.

Y es que en FAE todos los mundos están desbloqueados, lo acompaña una extraña sensación de máxima libertad, misterio, hambre y seguridad porque allí dentro te sientes seguro de que nadie va a sobrepasar tu límite, todo está sutilmente expuesto no insinuado.

Felipink (Foto: Andrés Valenzuela)

La sexualidad ésta en el aire, en los cuerpos bailantes solitarios y acompañados, en los vértices y en los lugares de mayor tensión donde todo parece envolverlo una bruma espesa, casi esa niebla reinante afuera, pero con vapores calientes y olorosos adentro, olor a sexo, sí, hay lugares que huelen a sexo puro sin restricción.

(Lee también Fiesta FAE y Voyerismo para la muerte de mi religión)

(Foto: Andrés Valenzuela)

Yo esta vez me quedé en la contemplación placentera y romántica, pausada, condensada de la extraterrestre que danzaba. Sus ojos completamente negros, sin espacio al blanco, su sensualidad suave y lenta, su ritmo fuera del tiempo, la droga que me viaja en la cabeza, bailo y bailo con rabia y pasa al lado mío, me roza la mejilla, me hace abrir los ojos y no sentirme culpable de observarla, le sonrío a ratos y vuelvo a perderme, a sumergirme en el mar de gente que baila en la plena oscuridad donde destellos neones aparecen y nos vemos los rostros de alguna forma, profundidad densa en techno denso, una manada de cuerpos desnudos aparece e instala la des-performances en medio de todos, pieles de todo tipo, libres, rituales sin una pisca de miedo, territorios ganados.

(Foto: Andrés Valenzuela)

En la misma tiniebla puedes toparte con un ser desnudo que baila y disfruta de su integridad sin ser devorado por nadie, porque allí adentro el secreto está en las miradas, en  los códigos, en los besos que aparecen en las pistas o que pueden marcarse bajo la ropa y desbordarse tras las cabinas de madera donde juegas a ser observado por otros.

En la pantalla gigante se transmite toda la noche, en vivo y en directo por CAM4 porno casero, hecho a mano, allí mismo. Puedes observar la transmisión y leer los comentarios de la gente en línea. Es una más de las atracciones del lugar.

(Foto: Andrés Valenzuela)

Me encuentro con mucha gente, muchas personas atraídas por las historias y mitos que nacen de este lugar dónde el arte es parte fundamental de la experiencia.

Tengo el honor de ser guiada por el Policía Bondage que es parte de la ingeniería de la fiesta, me comenta como consiguieron el lugar, lo mucho que ha crecido el movimiento y todas las pillerías para llegar a todos los mundos.

(Foto: Marietta Chávez)

A ratos me ve en contemplación. Se acerca a mi tierno entre la muchedumbre, me acaricia como si yo fuera un niño y me dice “Disfrute”, me siento la protegida de Willy Wonka con una ticket de oro en la mano.

Ésta vez, la cola para la Sala Erótica era inmensa, en la espera disfrute de la compañía de amigos de antaño y de la mujer de nombre capicúa o palíndromo, como me dijo ella.

Eran las 4am y la atracción estaba colapsada, llegaban individuos con horarios marcados en las manos, muchos nos quedamos afuera. Hacíamos bromas capitalistas, podría ser una fila de Mc Mierda, de un café del día pero no, éramos muchos enojados y frustrados en una fila para tener algún tipo de contacto y acercamiento con quién fuera, cosas de la solitaria era post moderna virtualista.

Al salir vi a mi crush por cuarta vez en la vida, las veces anteriores habíamos tenido pequeños acercamientos que no olvido, ahora sólo la vi subirse a los asientos traseros de un auto lujoso, no me vio, la pantalla del celular alumbraba su hermoso rostro de súper estrella televisiva en el peak de su carrera.  Y se fue, yo también me deje ir… camine por las oscuras calles sintiéndome parte de los secretos de Santiago, espere en un paradero oscuro, me desvanecí a las 6 de la mañana en la cama de un cuarto oscuro.

Dramaturga

Click para comentar

Debes estar logueada para comentar Login

Leave a Reply

Más en Panoramas

Arriba