Cuidado con el Lesbian Drama, puede ser un lobo con piel de oveja

Muchas veces he escuchado a lesbianas decir: “Ay pero weona, si eso siempre va a pasar en un pololeo entre dos mujeres” o “Si estar con una mujer es complicado, imagínate entre dos!” Cuando se refieren a aspectos complicados de una relación. Lo otro que he escuchado utilizar para referirse a esto mismo, es uno que de seguro la mayoría de ustedes conoce: Lesbian Drama.

Pero ¿Qué es?

Se le llama “Lesbian Drama” a un montón de situaciones complicadas y generalmente poco saludables que ocurren entre mujeres lesbianas. Algunas veces se le atribuye a los problemas que derivan de que el círculo de mujeres lesbianas de una ciudad sea considerablemente más pequeño que el de mujeres heterosexuales, lo que supuestamente generaría que existiera una mayor cercanía y posibilidad de contacto entre ellas, en otras palabras: que todas se conozcan y los problemas que deriven de estas.
También se incluye dentro de este término lo que en Chile llamaríamos “Cahuín”, el cuchicheo entre pasillos, los rumores, las peleas que derivan de aquellas situaciones también, las discusiones, las rivalidades y un montón de etcéteras que me imagino podrán deducir.

El tema es que, al hacer esto estamos aceptando como algo “normal” que ciertas situaciones ocurran dentro del marco de las relaciones amorosas/sexuales entre dos mujeres y muchas de ellas no lo son. Me refiero a que con este término disfrazamos una verdad que lamentablemente es muy fea: En relaciones entre dos mujeres también existe violencia. Esto no es algo que sea exclusivo de nosotras las mujeres que gustamos de otras, pero la violencia en una relación es algo que solemos creer que ocurre solo en relaciones heterosexuales y no es así. No porque seamos dos mujeres debemos normalizar algo de esta magnitud.

Que tu pareja revise tu celular y tus redes sociales, no es normal ni se debe a alguna cualidad de las mujeres en particular, como que las mujeres son más “aguja” o desconfiadas (les juro que lo he escuchado). Que la persona con la que estás insulte, amenace, discuta o agreda a una persona con la que estuviste amorosa o sexualmente antes, no es normal, ni es porque a las mujeres les gusta hacer problemas, es violencia. Que tu pareja te prohíba ir a algún lugar o hacer algo determinado por que podrías tener que relacionarte con alguien particular es violencia, no tiene nada que ver con que las mujeres sean desconfiadas o más celosas. Que te prohíban una amistad, conversar con alguien o cualquier variación de esto es violencia en el pololeo, no es que te quieran tanto que se ponen muy celosas. Que tu novia te engañe con tu ex como forma de castigo, no es una coincidencia, es una actitud tóxica. Que se meta con tu amiga es tóxico, no casualidad ni sólo traición. Que te insulte y descalifique cuando se enoja, no es porque “ las mujeres sean brígidas”, es maltrato psicológico. Que te controle la forma en que vistes o comes no es porque entre mujeres saben del tema, es maltrato también cariño –Sabelo!-

Tenemos que empezar a llamar las cosas por su nombre, a no disfrazar tanto las cosas y a darnos cuenta de lo que realmente nos sucede. Muchas veces la violencia en el pololeo entre chicas –enfermamente- se esconde bajo el nombre de lesbian drama e invisibiliza lo que realmente ocurre. Mientras más consciencia tengamos de esto más protegidas estaremos de sufrirla, porque si la detectamos en un inicio será más fácil para nosotras terminar la relación. Y como muchas veces antes les he dicho: lo más importante es amarse a una misma, tener claro nuestros límites y no permitir que nadie los transgreda, así te cuidas mientras puedes amar tranquilamente a otra.
¡Buenas tijeras, preciosas!

Acerca de Mai 22 Artículos
22 años. Escritora lesbofeminista desde los 13, estudiante de psicología de tercer año en UAHC, amante de la libertad de expresión y la diversidad.

Sé la primera en comentar

Comenta!