Cuenta Pública 2017, Bachelet se la juega pidiendo unidad y lealtad

Hoy en una extensión de poco más de 2 horas, la presidenta de la república dio a conocer la cuenta pública 2017, que por primera vez se celebra un 1 de Junio por temas estratégicos, ya que el 21 de Mayo ya estresaba bastante a la ciudad de Valparaíso por celebrarse las Glorias Navales, pero además, desde nuestra constitución de 1833 y hasta 1925, la cuenta pública era el 1 de Junio, solo volvimos a la antigua tradición.

Fué un discurso de balance y casi despedida, donde se revisó lo que se ha avanzado en estos poco más de 3 años de gobierno, mientras en el país diversas manifestaciones sociales, principalmente de estudiantes, se tomaban las calles.

Ahora vamos a los anuncios concretos y dichos que podemos destacar de este speech, según algunos, autocomplaciente y falto de medidas concretas, para otros, uno de los más potentes y políticos de todas las cuentas publicas que alguna vez ha realizado la presidenta en sus gobiernos.

Dijo encontrar un Chile que luchaba por ser moderno, con la frente en alto, pero también con impaciencia. Que está “Orgullosa de liderar las transformaciones nuestro país” y que se han sentado las bases para un buen desarrollo futuro.

En educación se refirió a la puesta en marcha de una reforma estructural, impactando desde la sala cuna (casi el triple de cupos adicionales, porque quienes pueden asistir a la educación inicial tienen mejores expectativas de desempeño escolar que quienes no pueden) hasta la educación superior. Se pasó de una educación “como bien de consumo” a una entendida como “un derecho social”, comentó.

Se está creando una carrera docente de alto nivel y se asegura mejorar los salarios de los profesores de uno que gana 580 mil pesos, a uno con carrera docente que ganaría 827 mil pesos. También aseguró que se trabajará en un estatuto para mejorar las condiciones de los asistentes de la educación.

Se crearon 15 centros de formación técnica estatales, vinculados con universidades públicas, que ya tienen sus decretos de creación en regiones.

Con respecto a los escolares, dijo que 290 mil niños que pagaban por su colegio hoy estudian gratis, al fin del Gobierno serán cerca de 420 mil. También solicitó más poyo para proyectos de desmunicipalización. Con respecto a la educación universitaria, 257 mil jóvenes han sido beneficiados con la gratuidad. El año 2018 la educación universitaria gratuita se extenderá al 60% de los jóvenes más vulnerables (en este momento sacó aplausos). Luego dijo: “En los próximos meses esperamos aprobar el nuevo sistema de educación superior… No nos engañemos. …Quien quiera echar pie atrás de una política seria, inclusiva y responsable le va a estar dando la espalda a Chile y a las familias”.

En economía, recalcó que las materias primas no bastan para sostener crecimiento económico, que se está avanzando en dar valor agregado a nuestros productos, especialmente cobre, litio y destacó el gran potencial solar que tenemos, por lo que se trabaja en fomentar la innovación, además de las prácticas sustentables en minería, con energía limpia.

También se dijo que el gobierno anterior fué demasiado austero, que no se preocupó del déficit energético y de los problemas medioambientales producidos por el desarrollo y que en época de vacas gordas no nos preparamos para un desarrollo sostenido.

En materia energética, se destacó que por primera vez  tenemos un Chile mejor conectado desde Arica a Chiloé. Un proyecto con 90% de avance, “se logró lo impensado”, dijo. “Hablemos de los costos: si en marzo de 2014, el costo marginal promedio era de 129 dólares por MWh, al finalizar el año 2016 cayó a 60,6 dólares por MWh, una disminución del 59%. Al perfeccionar el sistema de licitaciones de suministro no sólo frenamos las alzas, sino que reduciremos las cuentas en 20% para familias y PYMES de aquí a tres años”, agregó.

Comentó también que espera que esté aprobado este año el proyecto de creación del Ministerio de Ciencia y Tecnología… “ojalá antes de que tengan que aprobar el presupuesto”.

Destacó la red de 18 incubadoras de negocios que ha permitido aumentar ventas de más de 500 empresas y apoyo a ferias libres. Se han creado 325 mil nuevas empresas, 60 mil más que en la administración anterior. Se refirió a los proyectos que incentivan al emprendimiento y también los programas especialización inteligente, dirigidos a las áreas de oportunidad económica, no solo a la Minería, sino que también a la Economía Creativa, Alimentos Saludables, Manufactura Avanzada, Tecnología y servicios en Salud, Pesca y Acuicultura, Construcción o Turismo sustentable.

En cuanto a los beneficios para la vida de los ciudadanos, aseguró que durante su gobierno se han creado 300 mil puestos de trabajo y que “Logramos una reforma laboral que garantiza la huelga efectiva y el piso laboral”. También recordó el envío de proyecto que crea licencia médica para padres con hijos enfermos graves.

Dijo que las pensiones son claramente insuficientes, “habrá una nueva cotización de 5%, con cargo al empleador, que permitirá la creación de un “Nuevo Sistema de Ahorro Colectivo. 3% de la nueva cotización irá a una cuenta personal del trabajador y el otro 2% irá a un Seguro de Ahorro Colectivo. Al mismo tiempo, propondremos a este congreso la creación de un organismo público, constitucionalmente autónomo y con altas exigencias, que asegure la correcta administración de estos recursos. Una vez en funcionamiento, esta reforma permitirá un aumento inmediato de 20% en las jubilaciones los pensionados de AFP. Y en la medida que el sistema madure, las pensiones de los actuales cotizantes aumentarán 50% en promedio”. Y sacó aplausos por eliminación del embarazo como preexistencia en las Isapres.

A marzo de 2018, 21 hospitales quedarán construidos. También aseguró que San Antonio tendrá su esperado hospital. A ellos se suman 5 establecimientos cuyos proyectos se gestaron en mi primer gobierno: (Copiapó, Rancagua, Talca, Los Ángeles y Puerto Montt), además de los Hospitales de Laja y Lautaro. Los hospitales de Calama y Antofagasta se terminarán de construir este año.

Dijo que más de 400 mil familias salieron de la pobreza, disminuyendo la pobreza por ingresos de un 14,4% a 11,7%. En las zonas rurales, este descenso fue de 6 puntos porcentuales”. También habló sobre la calidad y confiabilidad de los instrumentos que sondean nuestro país y resaltó que “se recuperó la confiabilidad y el prestigio de la encuesta CASEN, trabajando nuevamente con la CEPAL y sumando a la universidad de Oxford”. Por otro lado destacó cobertura de 98,95% del Censo nacional.

Bachelet prometió “una ley que adapte legislación a nueva realidad migratoria” durante segundo semestre.

También se refirió a la “dolorosa” realidad del Sename y rescata la separación del servicio en dos: “Uno para la protección de los derechos de menores vulnerados y otro para proteger los derechos de menores infractores de ley”.

Habló de la protección a nuestros ancianos y de los nuevos subsidios habitacionales. Después sobre la seguridad social y los planes antidelincuencia, comentó que alcanzamos la tasa de homicidio más baja desde el 2006 y los delitos de mayor connotación social cayeron en 6,6% entre 2015 y 2016, la caída más fuerte de la última década.

También se refirió al fomento a la cultura, deportes, la calidad de vida de la ciudadanía, reforzando los derechos del consumidor frente a las empresas. Por otro lado destacó la creación de bibliotecas, centros culturales, parques y lugares para hacer deporte. También se refirió a las mejoras en la conectividad, aquí habló de la aprobación para la construcción de la futura línea 7 de Metro (Renca – Vitacura), ciclovías, aeródromos y licitaciones de autopistas, como a la mejora de medidas de predicción y mitigación de catástrofes.

Hablando de derechos ciudadanos, con respecto a la situación de la región de la Araucanía, dijo:

“Es hora de terminar con un conflicto que ha durado casi 500 años.

Engaña quién propone soluciones fáciles e inmediatas. Una división y un rezago incubados por siglos requieren tiempo para ser superados, pero es urgente partir hoy.

Por eso, presentaré en los próximos días mi respuesta a las propuestas de la Comisión Araucanía mediante un plan integral. Actuaremos en tres dimensiones:

Participación, el reconocimiento y nuevas formas de reparación de los pueblos indígenas. Quiero anunciarles que incluiremos el Reconocimiento Constitucional y la Participación Política Indígena en el proyecto de nueva Constitución que enviaremos el segundo semestre, previa Consulta indígena.

Desarrollo Productivo Regional y Territorial, y para que sea un esfuerzo permanente del Estado presentaremos este ámbito como proyecto de ley.

Ampliaremos el programa de reparación de todas las víctimas de la violencia en la región.”

Después se refirió a los temas más candentes de sus promesas de gobierno, un balance de cuentas de los temas sensibles a la democracia nacional, cito:

“Convocamos a inicios del 2015 la llamada Comisión Engel, que propusiera nuevas reglas para una mejor democracia, y que, derechamente, pusieran freno a la corrupción en el ámbito público y privado.

A partir del trabajo de la comisión elaboramos la Agenda de Probidad y Transparencia en la Política y los Negocios. Hemos implementado casi todas sus medidas. Y ya vemos resultados que permitirán frenar la corrupción, y castigar severamente las faltas a la fe pública.

Ya hemos promulgado 9 leyes y hay 7 más en trámite, además de múltiples medidas administrativas que ya están operando.

Aumentamos las normas y requerimientos de probidad en la función pública. Ahora más de 60 mil funcionarios y autoridades están obligados a hacer una declaración anual de Patrimonio e Intereses, informando bienes, inversiones y redes familiares.

Hemos fortalecido el sistema de Alta Dirección Pública, reduciendo los cargos de exclusiva confianza y contribuyendo a la profesionalización de nuestro Estado.

Establecimos nuevas reglas para los partidos políticos, en especial nuevas exigencias de democracia interna y normas de financiamiento para su funcionamiento y para las campañas, con lo cual dejamos fuera a las empresas. Porque llegó el tiempo de separar definitivamente la política de los negocios; la opinión de los ciudadanos debe medirse en votos y no en plata.

Sancionamos el cohecho y el soborno, la corrupción, la colusión y las prácticas contra la libre competencia. Los infractores pueden perder el cargo y hasta cumplir penas de presidio.

En las campañas municipales del 2016 los ciudadanos pudieron ver un cambio importante: sus comunas más limpias, porque ahora la propaganda deberá respetar estrictamente los espacios públicos. Y el 2018 veremos la aplicación de otros cambios relevantes.

Y hemos hecho cambios largamente anhelados y postergados en nuestro sistema político y electoral.

Elegiremos un Congreso con un sistema electoral que por fin termina con el Binominal. Chile tendrá unas elecciones más transparentes y justas, que respetarán el poder del voto, que no impondrán el empate forzoso y que permitirán la entrada de nuevos actores al Congreso.

Por lo pronto, de las mujeres, que hoy representan únicamente el 15 por ciento de este Congreso, considerando ambas Cámaras. A partir de ahora, gracias a la ley de cuotas, un 40 por ciento de las candidaturas, como mínimo, deben ser femeninas. Es un cambio central. Las niñas sabrán que lo natural es que en Parlamento trabajen hombres y mujeres a la par y que, gracias a ello, decisiones de gran importancia para las mujeres avancen más rápido.

Además, nuestros compatriotas residentes en el extranjero podrán votar por primera vez en las elecciones presidenciales.

En síntesis, hemos roto varios cerrojos que asfixiaban nuestra democracia y hemos puesto en el centro de las decisiones a las ciudadanas y ciudadanos de Chile.

Hemos avanzado también en la ampliación de las libertades personales y el derecho a que se respeten nuestras decisiones afectivas y familiares. Promulgamos el Acuerdo de Unión Civil el 2015 y es hora de dar un paso más.

Y durante el segundo semestre ingresaremos a este Honorable Congreso un proyecto de Ley de Matrimonio Igualitario, porque no puede ser que los prejuicios añejos sean más fuertes que el amor.

Haremos también todos los esfuerzos para promulgar en este Gobierno la iniciativa que este congreso tramita y que por fin despenaliza la interrupción del embarazo en las causales de inviabilidad fetal, riesgo vital de la madre y violación. Las mujeres de Chile merecen este mínimo reconocimiento a su capacidad de decidir.

Y hemos abierto las puertas a la ciudadanía en la más importante tarea ciudadana: la definición de las bases para una Nueva Constitución. Porque la inmensa mayoría quiere una Constitución moderna, democrática en serio, que refleje mejor lo que somos, que nos oriente para las tareas del mañana y no que nos amarre a los temores de ayer.

Pusimos en marcha de manera democrática, participativa e institucional el Proceso Constituyente. Hemos cumplido nuestro compromiso y lo seguiremos cumpliendo.

Por primera vez, tenemos un Proceso Constituyente que ha convocado a miles de personas, que ha buscado en la voz y la voluntad de sus habitantes las bases de la patria común que queremos. Más de 204 mil personas se involucraron en este debate, que tuvo más de 9 mil instancias de discusión cara a cara, entre Encuentros Locales Autoconvocados y Cabildos.

Es una participación sin precedentes para un proceso de esta magnitud, que sigue ahora su ruta con la reforma que se tramita en el Congreso para establecer una Convención Constituyente que ponga en marcha la redacción de la nueva constitución.

El nuevo texto constitucional, que enviaré a este Congreso antes de fin de año, incorporará las bases ciudadanas y también los resultados del Proceso Constituyente Indígena, con lo cual podremos recoger toda la diversidad de voces que habitan nuestra tierra…

Estamos yendo a la raíz, estamos creando futuro cierto.

Hemos combatido la desigualdad, la mayor amenaza a nuestra convivencia y nuestro progreso. Y hemos establecido derechos que nos igualan, para que el esfuerzo sea lo que realmente vale.

Hemos enfrentado la desprotección, el temor a perder lo ganado por una enfermedad, la vejez o el desempleo.

Hemos combatido la discriminación y la intolerancia, permitiendo que la libertad sea real al momento de elegir el modo de vida, la manera de pensar o a quien amar.

Hemos fortalecido los derechos de la mujer, incentivando su presencia igualitaria allí donde se toman decisiones y protegiéndola frente la violencia, porque no queremos más tragedias como las que han vivido Nabila Riffo, Maria Elena Droguett, Maribel Gormaz, Giannina Rioseco y demasiadas otras. No queremos ni una menos. No queremos nadie menos.”

La Fundación Ciudadano Inteligente asegura que se ha cumplido el 58% de lo prometido por la Presidenta Michelle Bachelet en la Cuenta Pública del año pasado. En su informe “Del Dicho al Hecho”, de las 37 promesas legislativas de 2016, solo ocho se han cumplido al 100 por ciento.

Ahora la opinión te la haces tú y la historia dirá si se cumplieron las promesas de un Chile desarrollado, unido, diverso y sustentable, cual copia feliz del edén.

Acerca de burdas.cl 124 Artículos
Somos la revista lésbica de Chile.

Sé la primera en comentar