Connect with us

Burdas.cl

Burdas.cl

El Amor y los Derechos Humanos, por Inge

Legal

El Amor y los Derechos Humanos, por Inge

Cuando pensamos o hablamos de derecho, nada puede parecernos (en una primera aproximación) más lejano a dicho concepto que el amor.

Pensamos cotidianamente en el derecho como en un abstracto y en que el afecto y las interrelaciones personales amorosas nada tienen que ver con él.

Sin embargo,  si nos detenemos un momento a pensar en ello, nada puede estar más cerca de los derechos humano que el amor:

Reconocer a cada individuo de la especie humana, sin distinción alguna (más que las necesarias para asegurar efectivamente dicha igualdad) supone un acto de empatía y compasión que sólo puede denominarse amor. Esta capacidad de ponerse en el lugar de otro supone también, la de remover y transformar su estado de desigualdad. Entonces supone declaraciones, (muchas de ellas ya contenidas en nuestro ordenamiento jurídico y en tratados internacionales) pero también supone acciones tendientes a reparar dicha desigualdad.

La versión más íntima y justa del derecho no solo debe contenerse en dichos cuerpos legales, sino que requiere de la aplicación de las normas y de los principios generales que los sustentan de forma amplia por  los tribunales de justicia. Pero, también requiere de la labor de los demás actores sociales, quienes estamos llamados a luchar porque esos derechos y la igualdad sea entendida en su mayor expresión o, bien, porque se dicten las normas que las contengan. Por tanto, es una tarea de todos.

En este sentido, cada persona humana tiene el derecho, pero el deber también de nutrir y cultivar su consciencia de forma de ir dando grandes pasos hacia la ecuanimidad, hacia la no discriminación, la empatía, la compasión y la justicia. Se requiere también de humildad, para acercarse a todo esto y ese es un camino, primeramente individual, pero también social.

En un mundo globalizado, cada vez se hace más patente la idea de ser un ciudadano del mundo y ello requiere entender al otro sólo en cuanto ser, sin atender a su procedencia, color, etnia, condición sexual, religión o cualquier otro calificativo que hayamos conocido hasta hoy.

El amor, es la base de la justicia. Atrévase a amar.

Abogado Universidad Diego Portales, Mediadora Familiar. pulsojuridico@gmail.com

Click para comentar

Debes estar logueada para comentar Login

Leave a Reply

Más en Legal

Arriba